El Corazón de Champagnat Nos Lleva a María

Mayo Mes de Nuestra Buena Madre

La relación de Marcelino con María estaba profundamente marcada por una afectiva y total confianza en Ella, a quien veía como “Buena Madre”, porque suya era la obra que había emprendido. Él nos dejó escrito: Sin María no somos nada y con María lo tenemos todo, porque María tiene siempre a su adorable Hijo en sus brazos o en su corazón.33 Esta convicción lo acompañó a lo largo de toda su vida. Jesús y María eran el tesoro donde Marcelino había aprendido a poner su corazón. Esta íntima relación ayudó a modelar la dimensión mariana de nuestra espiritualidad. En nuestra tradición, la expresión “Recurso Ordinario” resume nuestra constante confianza en María. El lema Todo a Jesús por María, todo a María para Jesús, atribuido a Champagnat por su biógrafo, recoge la relación estrecha que hay entre el Hijo y la madre, así como la actitud de confianza en María que tenía el fundador y que nosotros estamos llamados a imitar. (Agua de la Roca, 25)

En Medio de la Historia, 200 Años y Venezuela

En tiempo tan difíciles que vivimos en nuestro país, pidamos la intercesión de nuestra Buena Madre para que nos cubra y proteja con su manto. En los 200 años de historia que tiene el Instituto de los Hermanitos de María siempre ha habido momentos de crisis y Marcelino siempre acudió a María. Se puso en sus manos. Con la misma fe y llenos de esperanza nos consagramos a la que lo ha hecho todo entre nosotros: 

Oración inicial para cada día 

¡Oh Señora mía, OH Madre mía! 

Yo me ofrezco enteramente a ti; 

y en prueba de mi filial afecto te consagro en este día mis ojos, 

mis oídos, mi lengua, mi corazón; en una palabra, todo mi ser. 

Ya que soy todo tuyo, 

Madre de bondad, 

guárdame y defiéndeme como cosa y posesión tuya.

Amén.