Adviento Tiempo de Espera de Nuestro Señor

Los Signos del Adviento

El Adviento es la preparación para las solemnidades de Navidad y Epifanía. Y esta preparación interior, pide también una preparación externa para que vivamos mejor este tiempo litúrgico.

Un primer signo es la austeridad litúrgica: sabemos que el Adviento no es un tiempo penitencial como la Cuaresma, sino que es un tiempo de preparación y espera gozosa. Por eso tenemos el color morado de los ornamentos, que es un color más apagado en contraste al color blanco y claro que tendremos por Navidad. También es bueno tener una decoración más austera en la Iglesia para que luego la ornamentación de la Navidad destaque más. En Adviento, en la liturgia no cantamos el Gloria, que es el himno de los ángeles en Belén y que cantaremos solemnemente la noche de Navidad; si bien cantamos el aleluya.

Un segundo signo son los cantos de Adviento, que sólo se cantan en este tiempo y que es bueno tenerlos reservados para este tiempo, para que tomemos cosciencia de que estamos en el Adviento.

Un tercer signo es la corona de Adviento. Si bien es una costumbre que nos ha venido de los países nórdicos de Europa, ha enraizado mucho entre nosotros. Consiste en una corona de ramas verdes, situada en un lugar visible y digno, y en la que se colocan cuatro velas vistosas, por los cuatro domingos de Adviento. Cada domingo se enciende una progresivamente hasta llegar a las cuatro velas encendidas el domingo cuarto de Adviento, y se acompaña de una oración o un canto. Es un signo que podemos hacer tanto en la Iglesia como en casa.

Un cuarto signo es el calendario de Adviento, basado en un cuadro con ventanitas para cada día del mes de diciembre, hasta el día 25, que se va abriendo y en cada una de ellas se van viendo dibujos de tema navideño que dan sentido a la fiesta. Es una buena herramienta pedagógica para los niños para que entren en la vivencia de la Navidad. El problema es que hay en el mercado muchos calendarios de Adviento que tienen muy poco a ver con un calendario cristiano. Si es así, más vale ahorrárselo.

Un quinto signo es la colecta para los pobres, para darnos cuenta de que nuestra vida cristiana está basada en el amor fraterno que el mismo Jesús nos ha dado. La Iglesia hace la colecta para los pobres ya sea con alimentos o con dinero mediante Cáritas.

Finalmente, un sexto signo del Adviento es la preparación del belén días antes de Navidad, para ambientarnos en casa ante la celebración de las fiestas de Navidad. Es sin duda un buen instrumento catequético para los niños, explicando cada personaje bíblico y explicando también el nacimiento de Jesús.

Pastoral Litúrgica. (2017). Los signos del Adviento. [Página web en línea]. Disponibe: http://pastoralliturgica.cpl.es/tiempos-liturgicos/el-tiempo-de-adviento/los-signos-del-adviento/ [Consultado: 2017, Noviembre]